Consejos para organizar una comunión

La primera comunión es uno de las fiestas de la infancia más esperadas por muchos niños y su familia. Te desvelamos algunos consejos útiles para organizar una primera comunión perfecta.

1. Piensa en el protagonista

Cuando organizamos eventos familiares importantes solemos centrarnos tanto en los invitados que a veces pasamos por alto a la persona más importante: el homenajeado. Por eso, es importante que tomes tanto las pequeñas como las grandes decisiones pensando en el protagonista de la celebración. No olvides que aunque muchos de los invitados serán adultos, se trata de una fiesta infantil, por tanto, todos los preparativos deben centrarse en tu hijo.

2. Elige la ropa con tiempo de antemano

Uno de los aspectos más peliagudos en la organización de la primera comunión es la elección de la ropa del niño o la niña. A veces resulta difícil encontrar un traje que satisfaga tanto al pequeño como a sus padres, y que además no se salga del presupuesto. Por eso, es conveniente que empieces a buscar el atuendo con tiempo.

3. Piensa en un sitio para niños

La mayoría de las primeras comuniones suelen celebrarse en primavera, una temporada ideal para disfrutar de las fiestas al aire libre. Lo ideal es que elijas un espacio abierto y amplio en el que los niños puedan correr y divertirse, pero que también cuente con un espacio techado donde puedas colocar las mesas y recibir a los invitados. En España existen muchísimos locales de alquiler con estas características, pero si la lista de invitados no es muy larga, podrás celebrar la fiesta en la casa de algún familiar que tenga jardín o patio.

4. La decoración debe ser apropiada

Una parte del presupuesto debe estar destinada a decorar el local que has escogido para celebrar la fiesta. En este tipo de decoraciones deben predominar los colores pastel y los adornos florales, pero si quieres algo más original puedes decantarte por una decoración más personalizada. Una apuesta segura son las decoraciones temáticas en torno a los dibujos animados preferidos del pequeño o a su hobby favorito. Otra alternativa consiste en contratar una empresa de decoración y comentarle tus ideas.

5. Planifica el banquete con detenimiento

El banquete suele ser lo más costoso de la primera comunión y también uno de los detalles más difíciles de conciliar ya que por lo general los platos que prefieren los adultos no son los mismos que gustan a los niños. Por eso, lo ideal es que organices un banquete en el que incluyas dos menús diferentes: uno para los niños y otro para los adultos, pero si no quieres complicarte demasiado puedes preparar un banquete más informal con bocadillos, bebidas y tentempiés. Si tu presupuesto lo permite, puedes dejar esta responsabilidad en manos de una empresa de catering, que se encargará de organizar todos los detalles del banquete.

6. Haz recordatorios personalizados

Los recordatorios personalizados siempre son un bonito detalle para agradecer la participación de los invitados. Existen muchísimas opciones entre las cuales escoger, desde tarjetas personalizadas y los clásicos angelitos hasta dibujos impresos del homenajeado o un portafotos con una instantánea de la primera comunión. Además, existen empresas profesionales que pueden encargarse de diseñarlos, aunque también puedes hacerlos en casa con la ayuda de los pequeños ya que las manualidades siempre aportan un toque más personal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.