Mantelería de bodas para un enlace

Hay pocos días más especiales en la vida de una persona que el día que se compromete de por vida con su otro yo delante de todos sus seres queridos.

Como sucede con los días especiales, sobre todo con aquellos que se llevan esperando desde un años antes, lo ideal es arriba a él con todos los detalles bajo control y convencidos de que no habrá nada que nos rechine ni sorpresas de última hora que creíamos podríamos haber evitado.

Es por eso que fijarse en todos los detalles de la ceremonia y el convite es una obligación de los contrayentes que busquen disfrutar de un enlace perfecto y en el que todo se encuentra tal y como habían soñado sería durante la larga previa al día que los convertirá en protagonistas.

Uno de esos detalles que vale la pena revisar, junto a otros muchos como el menú, la música, la colocación de las mesas o el centro floral es la mantelería sobre la que se servirá la comida o cena de nuestra boda. Algo que tiene más importancia de la que muchos creen.

Por un lado porque la tendencia habla de que el tono blanco clásico se está quedando demodé dejando paso a opciones más atrevidas y que dotan de personalidad al convite. Por otro porque, como consecuencia de estas tedencias, cada vez son más los espacios especializados en banquetes que ofrecen distintas opciones, tanto para la mes nupcial como para la del resto de los invitados.

Diseños lisos, estampados, con varios colores e incluso distintas cenefas son algunas de las propuestas de los wedding planners que aspiran a marcar las bodas de un 2019 en el que parece lo clásico dejará paso a lo individualizado y lo personal, con la intención de transmitir parte de la personalidad de los futuros novios en todos y cada uno de los detalles de su celebración.

Además del aspecto visual, también parece que se están imponiendo las mantelerías nupciales elaboradas con telas resinadas entre las que destacan los tejidos adamascados con bordes y relieves de flor de lis a lo largo y ancho de la tela, las lonetas de algodón capaces de soportar las manchas más potentes o los linos resinados con todo tipo de estampados. Manteles más modernos y llamativos.

Mantelería de boda y hule para bodas

Para las bodas más informales, realizadas en exteriores y donde se imponen las estaciones de comida, también se está apostando por hules de tela de caucho barnizado o con cubierta impermeable. Una opción más cómoda que la mantelería tradicional y de aspecto más desenfadado.

Una de las cosas que los organizadores de bodas vienen advirtiendo es la cada vez mayor presencia de elementos vintage en las celebraciones nupciales. Concretamente todo lo que evoca a mitad del siglo pasado, donde el hule tuvo una presencia importante. También destacan los modelo pin up, florales, con aves exóticas o, para darle un toque ligeramente más serio, los cuadros vichy.

Sea como fuere, parece que los manteles con personalidad van a marcar las bodas que tengan lugar durante el año 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.