Ventajas de casarse en otoño

El número de novios que se decanta por casarse en invierno no deja de aumentar. Las razones para hacerlo no son pocas. Si quieren conocer algunas, echen un ojo a este recopilatorio de porqués que están llevando a pensar a miles de novios en todo el mundo que no hay nada como casarse a partir de finales de septiembre.

Motivos por los que casarte en otoño

-Podrás casarte con un vestido de manga larga, con tejidos de más calidad y portar más detalles. Como sucede con la ropa de invierno, las opciones de vestido de boda invernal son más cálidas y, en definitiva, llamativas.

-Tendrás muchas más fechas. Si no encuentras fecha en primavera o verano, busca en otoño y seguro que encuentras un fin de semana perfecto. Y es que el otoño español es el verano de muchos países europeos.

-Será mucho más económico que casarte en verano. Tanto los wedding planner, como los salones de bodas y los banquetes rebajan considerablemente sus emolumentos cuando se trata de trabaja ‘fuera de temporada’.

-Los invitados podrán optar por muchas más opciones permitiéndoles ir más guapos si cabe.

-Incorporar flores tan bonitas como las silvestres, los girasoles y otras flores de temporada que no podrás utilizar en los meses más cálidos ni para los tocados ni para los centros de mesa.

-Regalar pashminas, fulares, chals y todo tipo de complementos calentitos en lugar de las clásicas y manidas bailarinas.

-Montar unos centros de mesa incomparables echando mano de hojas de distintos colores combinando los verdes oscuros con los marrones y ocres.

-Optar por un menú distinto y más completo. Los menús de verano piden ligereza y eso reduce mucho las posibilidades. Sin embargo, el frío pide comidas más consistentes como quesos, panes, frutos secos, platos calientes y carne de caza, entre otras muchas opciones.

-Si hace buen tiempo podrás casarte en un exterior incomparable como lo es un jardín repleto de hojas secas dejando un book de boda incomparable y distinto al de la mayoría de bodas que tienen lugar de abril a septiembre.

-Utilizar la naturaleza para incorporar detalles rústicos, iluminaciones más cálidas y detalles retro industriales, mucho más pertinentes para esta época del año.

-Escoger una tarta de navidad distinta como bien lo puedan ser los bizcochos bañados en chocolate, frutos secos, higos, castañas, avellanas, nueces y frutas escarchadas. Lo contundente y el otoño se llevan mucho mejor que bien.

-Ofrecer bebidas calientes tras el convite como distintos cafés o tés, chocolates (con o sin churros), vinos calientes y todo tipo de dulces para completar la sobremesa.

Como ves, motivos para escoger una boda otoñal los hay y muchos. Lo que hasta hace un tiempo era una elección obligada para aquellos novios que querían contraer matrimonio un año en concreto y no habían encontrado fechas en primavera o verano es cada vez más una opción escogida por novios que quieren dar un toque distintos al día más importante de su vida y, de paso, ahorrarse un dinero importante en la boda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.