Los nuevos novios millennials

En los últimos tiempos todo ha cambiado y lo ha hecho a una velocidad vertiginosa. También los novios y lo que estos esperan de sus bodas, rompiendo en muchos casos con algunas de las formalidades y las tradiciones que parecían asentadas e inamovibles y que, parece, han dejado de serlo.

Lo primero que caracteriza a los nuevos novios millannials es que se casan más tarde de lo que se hacía antes y que se casan de forma diferente. Estos se implican más, personalizan mucho más, echan mano de ideas de otros novios a través de internet, son más influenciables por lo que observan en la red y quieren bodas mucho más personalizadas y que se adapten a su personalidad.

En cuanto a los invitados, estos los seleccionan mucho más que antes, optan por menús alternativos, por convites más desenfadados, por espacios decorados a su gusto y por por regalos de boda y detalles para los invitados mucho más adaptados a los nuevos tiempos.

Uno de los aspectos más importantes para los nuevos novios millennials es el relacionado con el convite. Los platos clásicos típicos de las bodas de siempre han desaparecido en favor de menús variopintos con posibilidades para veganos, celíacos y, cómo no, amantes de la comida más arriesgada e internacional. Los novios más atrevidos incluso optan por bodas en las que los invitados se sirven de foodtrucks o en las que se charla y se come a base de bocados de pie, eso sí, siempre echando mano de buen producto y elaboraciones gourmet.

En cuanto a las fiestas, los salones siguen teniendo éxito, pero cada vez son más los que optan por escenarios al aire libre con decoraciones personalizadas, con música en directo y con photocalls e invitados que ofrecen diversión para los invitados.

Los novios jóvenes dicen adiós a lo clásico

Si bien el vestido blanco y el traje siguen siendo los más habituales, también lo es que están apareciendo opciones mucho más desenfadadas como los monos y los pantalones para ellas y los trajes sin corbata y ligeramente desabotonados para ellos, cuando no optando por estilos como el vintage echando mano a tirantes y sombreros. En definitiva, todo parece estar enfocándose a lo desenfadado.

Si hablamos de los novios, cada vez son más los que optan por mejorar su imagen aprovechando desde un año antes del enlace para mejorar su imagen realizándose injertos capilares de bajo coste fuera de España (más en ElConfidencialDigital con un trasplante paso a paso). Y es que nada cambia más un rostro masculino que un pelo y nada desfavorece más que unas entradas prominentes, clareos o una calva incipiente que se agrandará conforme se acerque el día de la boda.

Los novios millennials tienen claro que quieren bodas distintas, que sean a imagen y semejanza de los novios, que tengan personalidad y en las que las estrecheces desaparezcan en pro de una auténtica fiesta en la que todos vuelvan a casa pensando que desearían un enlace tan divertido y distinto como el que han presenciado. Todo es ponerse manos a la obra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.