Cómo escoger a tu dama de honor

Si vas a pasar por el altar próximamente y se acerca el momento de escoger a tus damas de honor con estos consejos podrás seleccionar a tus aliadas el día de tu boda y acertar de lleno, todo ello teniendo los motivos más que suficientes para no quedar mal con el resto de tus seres queridos.

Lo primero es la familia

Aunque quizá prefirieras que todas tus amigas fueran tus damas de honor debes asumir que no va a poder ser así que para evitar enfados, lo mejor será que la primera dama de honor sea algún familiar. Una hermana, una prima muy cercana o una cuñada pueden ser buenas opciones. Así habrás cumplido con el cupo familiar y nadie podrá decirte nada.

Piensa en tus amistades más íntimas

Si quieres elegir a las damas de honor entre un grupo de amigas y que nadie se enfade tendrás que pensar en el grado de intimidad y amistad que tienes con estas. No hay nada como los argumentos de peso para que nadie se pueda enfadar. Selecciona en función de si sois amigas desde la infancia, de si es tu mejor amiga, etc, así conseguirás que el resto de tus amigas comprenda la selección y se sentirán comprometidas con tu enlace igualmente.

Piensa en si tienen disponibilidad

Antes de elegir a tus damas de honor piensa también en si tienen algo de tiempo libre para ayudarte con los preparativos o si están muy ocupadas porque entonces quizá no les estés haciendo ningún favor. Incluso antes de hacer una propuesta oficial puedes hablar con ella para ver si le viene bien y puede hacerle ilusión. Si va demasiado liada quizá te diga que sí por amistad pero realmente le estás poniendo en un compromiso, así que tenlo en cuenta.

Cuidado con el carácter

Antes de seleccionar a tu dama de honor tendrás que tener en cuenta el tipo de carácter que tiene tu dama de honor. Los días previos al enlace son algo estresantes y lo que más te puede ayudar es tener a tu lado a una persona que no sea nerviosa y que no se apure con facilidad. Piensa en aquellas personas que suelan mantener la calma ante pequeños contratiempos y seguro que acertarás en tu elección.

En la misma línea, debes ser capaz de discernir si tu dama de honor es responsable o no. Si escoges a una persona que no suele cumplir siempre con tu palabra puedes acabar llevándote un disgusto innecesario por muy amiga tuya que sea.

No te apures porque elegir bien no es una misión imposible. Piensa en tu familia y en tus amigas y escoge a las personas con las que más ilusión te dé compartir los preparativos de la boda. Ten en cuenta a qué personas les puede agradar ser tus damas de honor, su carácter y su disponibilidad y seguro que harás la elección perfecta, así de sencillo y simple. Sólo tendrás que dedicarle algo de tiempo para estudiar estos puntos y listo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.