Complementos vintage

113

¡Qué bonitas son las fotos de las bodas de nuestros antepasados! Es una maravilla contemplar esas imágenes en blanco y negro impresas en gruesas cartulinas. Nos evocan tiempos pasados llenos de encanto, donde, a pesar de la sencillez del evento, una boda tenía un marcado carácter romántico y precioso.

Esta tendencia ha vuelto hasta nuestros días con fuerza y no es difícil entender por qué una futura novia elige este estilo para protagonizar el atuendo del gran día. Los vestidos de las novias eran rectos, con talles altos, decorados con brillantes broches, suaves encajes, delicadas perlas. Los zapatos se adornaban tanto como los vestidos y complementos como guantes o abanicos tenían un papel importante. Las novias lucían una melena brillante y con pequeñas ondas. El novio lucirá pajarita, tirante y sombrero.

A las novias que quieran lucir un estilo vintage les aconsejamos que busquen en casa de sus abuelas, puede que encuentren alguna pequeña joya que puedan lucir ese día. Otra opción muy útil es recorrer los mercadillos y tiendas de antigüedades.

El lugar donde celebrar la ceremonia o el banquete también puede seguir el estilo vintage. Para que la decoración esté acorde lo primero que aconsejamos es que la boda se celebre en primavera o verano, al atardecer, pues la caída del sol aportará el aire romántico imprescindible.

Escoge mesas redondas para los invitados durante el banquete. Sobre ellas pequeñas botellas de cristal o latas antiguas con finos arreglos florales, nada sobrecargados. Como marcasitios, con el nombre de cada invitado, utiliza tarjetas en color sepia sujetas en llaves antiguas. La cristalería será tallada, fina y la cubertería tendrá una gran presencia.

Para crear el ambiente vintage utilizad jaulas, maletas de cuero, cámaras de fotos, campas de cristal, lámparas con la pantalla de cristales de colores, cojines decorados con pájaros exóticos, ovillos de lana, partituras de piezas clásicas, etc. Elegid siempre tonos pastel (coral, rosa suave, azul aguamarina, blanco roto). Colócalos en pequeñas mesas o escritorios, repartidos por toda la sala. A la entrada del salón un detalle único será una pizarra sobre un taburete, donde podéis escribir una romántica frase de bienvenida.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Límite de tiempo se agote. Por favor, recargar el CAPTCHA por favor.